Actividades

SOLIDARIDAD CON EL JUEZ BALTASAR GARZON

Carta Publicada en el Diario Levante el 15-04-2010:

SOLIDARIDAD CON EL JUEZ BALTASAR GARZON

Resulta lamentable a estas alturas, despu√©s de m√°s 30 a√Īos de democracia, y al mismo tiempo sintom√°tico de la debilidad de sus ra√≠ces, que pueda organizarse una campa√Īa pol√≠tica, revestida de procedimiento judicial contra un juez que, en el ejercicio de sus funciones, investiga el asesinato de personas y la ocultaci√≥n de sus cuerpos, argumentando que tales actos no ser√≠an constitutivos de delito, o en su caso, habr√≠an prescrito y no ser√≠an perseguibles por la justicia. ¬ŅEntonces por qui√©n? ¬ŅDeben quedar en la impunidad? Los familiares de los ‚Äúpaseados‚ÄĚ, ‚Äúdesaparecidos‚Ä̂Ķdeben conformarse con el hecho de no saber que ocurri√≥ con sus cuerpos‚Ķ. Todos los dem√°s debemos aceptar convivir con una felon√≠a no reparada?.

Pens√°bamos ‚Äďy seguimos pensando- que esta sociedad es lo suficientemente madura para saber la verdad, para enfrentarse con su pasado y colocar a cada cual en su sitio. No se trata de deshacer la transici√≥n, menos a√ļn por los que, perseguidos por la Dictadura, conseguimos que llegara la democracia. De lo que se trata es precisamente de que esta sea efectiva, real, capaz de revisar las injusticias pol√≠ticas cometidas antes de su advenimiento. Porque existieron, se realizaron de forma sistem√°tica y generalizada por un r√©gimen totalitario provocando miles de muertos y desaparecidos, a lo largo de casi cuarenta a√Īos.

Es notorio que una eventual condena que pudiera imponerse al dictador Franco carece de efectos materiales sobre el mismo, felizmente desaparecido, pero no sobre aquellos a los que persiguió y torturó o sus familiares, sobre todos los que luchamos contra el, o sobre los que, sin llegar a conocerlo, condenan un régimen capaz de pisotear los derechos políticos durante décadas.

Tendr√≠a el efecto material de dar un sentido √©tico a la democracia que tenemos, de hacerla m√°s profunda al forjarse tras esos cr√≠menes, de establecer la grandeza moral de los perseguidos, de restituir su memoria en la sociedad. O lo que es lo mismo, pero invertido, de se√Īalar la ignominia de sus perseguidores, de la dictadura.

Eso es lo que parece que se quiere evitar, que haya juicio, que se busquen pruebas, que se investigue que es lo que pasó, quienes y donde están enterrados los que hicieron desaparecer, que pueda dictarse sentencia.

No nos extra√Īa que no se entienda en otros pa√≠ses. Tampoco lo entendemos en este. Precisamente por eso queremos sumarnos a los que vienen denunciando el trasfondo profundamente reaccionario de la campa√Īa orquestada contra la investigaci√≥n del juez Baltasar Garz√≥n, y manifestarle nuestra solidaridad.

Valencia 25 de Febrero de 2010

ASOCIACION MEMORIAL DEMOCRATICO 23 DE ABRIL

Guarda el enlace permanente.

Los comentarios est√°n cerrados.